Supongo que no soy la primera persona que pone en cuestión sus valores aprendidos hasta ahora, después de colaborar activamente en una asociación defensora y protectora de animales.

 

Supongo que no soy la primera persona que se pregunta:

 

Si defiendo los derechos de los animales, ¿por qué como carne? 

 

Si creo en el respeto por ellos y ayudo a darles una segunda oportunidad, a los que están a mi alcance, ¿por qué hago distinciones entre especies?

 

Es complejo poder responder a las preguntas formuladas, ya que las respuestas derivan en dos corrientes distintas y las dos tienen sus razones de peso.

 

La primera nos habla de que somos omnívoros, y como tales, tenemos la necesidad de comer carne para cubrir una serie de necesidades fisiológicas.

 

La segunda habla del sufrimiento. De por qué originamos tanto dolor a los seres que no son de nuestra especie y nos creemos por encima de ellos, sólo por tener el control sobre todas las especies de este dolorido planeta.

 

Las dos corrientes pueden desarrollarse durante horas, dando razones de peso continuas, pero las mencionadas pueden ser los pilares de las mismas.

 

IMG_9457Y aparecen nuevas preguntas:

 

¿Cuál es la opción correcta?¿ A cuál se debe obedecer?

 

Existen muchas preguntas en la cabeza; preguntas que hacen mover la balanza de un lado hacía el otro continuamente.

 

Pero hay una que se repite continuamente:

 

¿Podemos ejercer el derecho de atribuirnos el adjetivo de  animalistas, cuando somos capaces de salvar a un perro de la calle y de forma consecutiva, ir a la carnicería a comprar un pollo para comer?

 

Sinceramente, permitidme que lo dude.

 

No soy lo suficientemente fuerte como para cambiar mi dieta y empezar a cambiar mis hábitos culinarios. Pero tengo claro que, aún, no soy lo suficientemente fuerte.

 

No es fácil desaprender lo aprendido para volver a aprender, siendo fiel a tus principios y dando una patada a todo lo que ha sido tu forma de alimentarte durante toda tu vida.

 

¿Podré lograrlo?

 

Aún no lo sé. Aún vagan por mi mente cuestiones que siguen haciéndome dudar, pero que cada vez se disipan más y aparecen de una forma más inusual.

 

Puede que dentro de poco escriba otro artículo explicando lo bien que me va siendo vegetariana y lo saludable que resulta.

 

De momento seguiré con las preguntas, hasta que se disipen por completo.

-Geles Briz-

¿Por qué como carne?

2 pensamientos en “¿Por qué como carne?

  • 30 Junio, 2016 a las 23:46
    Enlace permanente

    Pues claro que se puede…es algo que el cuerpo te pide…hace ya 14 años que no como aves,ni mamiferos…No soy vegetariana…solo elimine esto de mi vida.Lo inicio mi marido y yo le segui…..estoy super feliz, para nada la añoro…al reves gane en salud..y para muestra nuestra hija de 10 años que nunca la probo…. ella dice “no entienden que yo lo veo con otros ojos”
    Sus analisis perfectos.
    Gracias

    Responder
    • 1 Julio, 2016 a las 09:23
      Enlace permanente

      Hola Maribel, según lo que he leído en tu comentario, ¿el pescado entonces no se considera carne? ¿no son los animales marinos seres que también deberíamos incluir en este tema?
      Gracias y un saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *